La Medicina Alternativa

Breve Historia de la medicina alternativa

La historia dice que la medicina alternativa se remonta 5000 años atrás a la medicina tradicional china, la India (medicina ayurvédica) y tradiciones curativas similares en muchas culturas como la Mexica. La creencia común era que la energía del cuerpo tenía que estar en armonía con la mente, el cuerpo y el espíritu. Un médico simplemente facilitó la curación al identificar y eliminar los obstáculos que inevitablemente conducirían a una cura. La terapia incluyó cambios en el estilo de vida, auto-cuidado y medidas preventivas.

Hoy, lo que conocemos como medicina complementaria y alternativa (CAM) tiene raíces que se remontan a más de 5,000 años atrás a la medicina china (medicina tradicional china), a la india (medicina ayurvédica) y otras tradiciones curativas similares como la medicina Mexica. Durante miles de años, estas diversas tradiciones médicas creyeron en la energía del cuerpo y en la necesidad de armonía entre la mente, el cuerpo y el espíritu. Los médicos simplemente facilitaron el proceso de curación al identificar y eliminar los obstáculos.

Durante la mayor parte del siglo XIX, los médicos utilizaron las mismas habilidades que los herbolarios, osteópatas y dietistas actuales; eran generosos con el tiempo y la empatía, y confiaban en una buena actitud al lado de la cama. La oración era importante, como lo era “un cambio de aire”, laxantes, sangrado y sanguijuelas. Hasta principios del siglo XX, las personas enfermas dependían de casi el mismo tipo de terapias que sus ancestros.

Las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial trajeron cambios significativos. Como el médico general y periodista, James Le Fanu señaló en su libro, El ascenso y la caída de la medicina moderna, escrito en los años 50, una serie de avances médicos probaron sin lugar a dudas que los intentos anteriores de curación no eran más que charlatanes.

Los nuevos avances médicos incluyeron el descubrimiento de la penicilina, la cortisona (un poderoso medicamento antiinflamatorio), la estreptomicina (un poderoso antibiótico que es eficaz para tratar la tuberculosis), la insulina (para tratar la diabetes) y la clorpromazina (un antipsicótico que controla la esquizofrenia). La cirugía a corazón abierto, los reemplazos de cadera, los trasplantes de riñón, los cuidados intensivos y los programas de vacunación exitosos salvaron y mejoraron la calidad de innumerables millones de vidas.

No es de extrañar que tanto poder para alterar el destino humano llevaría, como sugiere Le Fanu, “al abandono resultante de remedios caseros como el masaje, la manipulación y el asesoramiento dietético, solo para que sean abordados por profesionales alternativos”. Esto es exactamente lo que sucedió, con una explosión dramática en el crecimiento de terapias ‘alternativas’ a lo largo de la segunda mitad del siglo XX.

Junto con la medicina moderna, la CAM comenzó a desarrollarse como una disciplina completamente separada: desprecio por los logros de la medicina convencional, mientras que, al mismo tiempo, los practicantes tradicionales la desestimaron por ineficaz y fraudulenta.

Para la mayoría de las personas, obtener lo mejor de la medicina convencional y alternativa fue una operación delicada. Aquellos que optaron por la atención médica convencional y alternativa encontraron que la mejor estrategia era permanecer bastante para evitar las críticas. Quienes intentaron usar ambos servicios aprendieron eso para evitar las críticas.

Ahora con los avances de la tecnología, sabemos y tenemos más apertura al conocimiento ancestral, en escritos Bíblicos, escritos Egipcios, escritos Sumerios, así como escritos verdaderos Mesoamericanos. De antemano conocemos que los remedios médicos ancestrales se transmitían de manera oral y también escrita en códices y lenguajes ancestrales.

Es válido entrar en controversia, pero cuando se trata de temas de la salud humana, se recurre siempre a diferentes métodos o sistemas médicos para encontrarla. De tal manera que se han derivado cientos de técnicas alternativas para encontrar la salud y más aún cuando la ciencia médica tradicional o convencional, te dice: “ya no tienes remedio más que esperar la muerte”.

También el arte de las ciencias médicas alternativas son abarcadas por las diferentes denominaciones espirituales, ahora en estudios actuales se sabe y conoce además que es enseñado a nivel Profesional Universitario que las enfermedades están consideradas en un 95% psicosomáticas. Nosotros en La Microdosis así como en la Etnobotánica Médica consideramos que el 100% son psicosomáticas.

Deja un comentario